Revesol es una empresa con más 40 años de experiencia dedicada a la fabricación de componentes para el transporte de materiales y equipos oleohidráulicos.

Revesol entró al sector minero en 1980, sin perjuicio que desde hacía unos 5 años le vendía cilindros hidráulicos, aunque en forma esporádica.

Al pasar los años  fue desarrollando un posicionamiento de marca muy  fuerte en lo asociado a los  servicios y al diseño de suministros de componentes, teniendo la flexibilidad de adecuarse a la situación particular de cada uno de sus clientes. Fue en  1975 cuando  se adjudicó su primer gran contrato, este fue la licitación para construir  gatas de levante para el Metro de Santiago, tecnología que hasta ese entonces se acostumbraba a importar desde otros países. Este significativo logro constituyó un importante avance en lo relacionado al crecimiento de la empresa, y permitió consolidar una organización  diseñada de manera muy funcional y que permitiría posicionar definitivamente a Revesol a través del tiempo. El número de trabajadores fue en aumento, como también los desafíos y  requerimientos. Fue en esta situación en que la empresa se estableció el objetivo de expandirse  y  se multiplicaron las competencias y  habilidades de toda la organización. De esta manera, es como luego de una serie de esfuerzos comerciales se inicia en el año 1980 la producción en serie de polines, y de esta forma entró a participar activamente en el  sector minero e industrial.
Hasta ese momento el mercado de los polines era algo que pertenecía a empresas de origen inglés y norteamericano, Revesol fue la primera empresa chilena en producirlos. Esto la dotó de una experiencia cada vez más reconocida que  la ha llevado a poseer cerca del 60% del mercado de reposiciones de nuestro país. Pero también ha debido superar difíciles momentos, como la crisis económica de 1982. Mientras la empresa se encontraba en plena expansión, las dificultades del complejo momento por el que pasaba la economía de esa época  la  llevaron a operar con menos de la mitad del personal.  Sin embargo, superada la problemática se volvió a contratar a la mayoría de los funcionarios, ya que siempre ha existido un “estrecho ambiente familiar”,  según cuentan los mismos trabajadores que, en algunos casos, llevan más de 30 años al servicio de la compañía.

Desde ese entonces numerosos han sido los desafíos que Revesol ha aceptado, cumpliendo y superando siempre los objetivos propuestos. Con un constante esfuerzo de las distintas  áreas de la empresa por desarrollar  sistemas que permitan resolver los problemas particulares de cada uno de los clientes.
  
Revesol ha potenciado su estrategia de negocio apuntando hacia un  proceso de desarrollo y crecimiento en las ventas de productos y servicios asociados a sus dos líneas de productos. Finalmente y durante los últimos años Revesol ha llevado su oferta a clientes de otros sectores industriales distintos al minero, como son el cementero, el siderúrgico, el de la celulosa, el portuario, etc., como también se ha hecho foco en la internacionalización de la compañía. Es así como Revesol hoy en día ya está presente en el mercado del Perú y ha consolidado ventas de equipos a proyectos en Brasil y Asia
.